blog

Imprimir
PDF
23
Ene

Mayo del 68 (3º Parte)

Continuamos con la publicación por capitulos del relato "Mayo del 68" de Alfónso Guerra Alónso "Pirata". Aunque estamos publicando las entregas los lunes, esta semana lo adelantamos a hoy viernes por razones del servicio, ya que la semana que viene estaremos muy liados con actividades, reuniones y programaciones de cara a este año 2015.

"Mayo del 68" Capitulo III

Así fue entramos en la Sorbona la conquistamos, conseguimos que muchos nos apoyaran, conseguimos invadir las grandes plazas y puestos de la ciudad, pero algo fallo, nos estaban esperando en muchos sitios, poco a poco la gente era detenida, los que no lo eran unos huían a sus casas para no ser identificados y otros corrían hacía donde estábamos mas seguros, la Sorbona así nos  enterábamos de lo que estaba sucediendo en Paris, pero cada vez las noticias eran peores.

Aguantamos unos cuantos días, no sabría deciros cuantos, por que allí los días y las noches eran iguales, la gente que entraba desilusionaba mas a los que allí aguantábamos, ya los mítines no activaban tanto a la gente, ya las consignas de cambiar Paris no tenían ese efecto de euforia y alegría, nosotros estábamos perdiendo la batalla que antes habíamos creído ganada.   

Mi desesperación mi falta de lucidez, hizo que me reuniera con mis compañeros de piso y otros lideres, allí discutimos la forma de poder sacar al mayor numero de personas posibles y que entendieran que deberían volver a esperar otra nueva oportunidad de cambio, que los lideres y los compañeros debían estar en la calle no entre rejas, allí sólo servimos para ser carne de cañón, para no volver a salir, para que nuestras ideas queden muertas, mientras que si conseguimos que la gente salga nuestras ideas no morirán no se perderán y podrán en algún momento triunfar. Mientras eso estaba sucediendo en una de las aulas magnas, en la puerta había una conversación que cambio nuestros destinos. Era Francesca así se lo decía al hombre de guardia quiero hablar con Miquel por favor, espere aquí por favor.
       
Llamaron a la puerta y nuestro compañero entro en la sala preguntando por mí, yo me levante y le pedí explicaciones, pero no te das cuenta que estamos reunidos, creo que es importante una mujer pregunta por ti en la puerta se llama Francesca me contesto, no le di mas contestación salí corriendo hacía la puerta y sin mas preámbulos abrí la puerta y la hice pasar.
 
Que haces aquí estas loca, parece mentira que no sepas lo peligroso y vigilado que esta todo para que te arriesgues de esta manera, pero en que estabas pensando. Sólo en ti Miquel contesto, quiero que lo dejes todo, habéis fracasado no te das cuenta en cualquier momento os detendrán y que será de tu futuro que será de tus padres que será... Sí Francesca que será, de que, que será de nuestra sociedad si cada vez es mas injusta, que será de los obreros que no tienen un salario digno para poder vivir, que será de la universidades si las privatizan y no tenemos dinero para asistir, que será de mis hijos el día de mañana si yo ni ellos pueden hablar que será... no quiero seguir que importa una vida cuando el beneficio es para todos, no lo entiendes verdad Francesca, no entiendes por que defiendo esto, no entiendes tampoco que te puedo amar y nunca renunciare a esto por ti Verdad. Francesca se dio la vuelta la oí sollozar y me acerque a ella, fue entonces cuando ella se giro y me miro, fue entonces cuando empezó todo, la bese con una pasión que jamás pensé tener, la bese hasta que mis labios quedaron doloridos de tanto placer y de tanto entusiasmo, creo que había besado igual que había defendido mis ideas. Francesca de nuevo me pidió que lo dejara todo y la única respuesta que obtuvo fue un no con mi cabeza.
       
De acuerdo sólo quiero que sepas que yo también te amo y que jamás te entenderé por lo que estas haciendo, hasta siempre Francesca espero que tengas el mejor futuro posible, tan bueno como el que yo había a soñado para los dos.
       
Salió por la puerta y al cerrarse sabia que no había vuelta atrás que no volvería a verla y que de verdad siempre la amaría, subí las escaleras, para cuando llegue a la habitación de reuniones las decisiones ya estaban tomadas, me consultaron pero no hice caso, pedí información sobre mi trabajo y que por favor empezáramos cuanto antes.

(continuará)
"Pirata"
 
Imprimir
PDF
20
Ene

Próximos programas 2015

Buenos días. Hoy queremos compartir con vosotros la programación para Carnaval (que ya tenéis colgada en "Destacados" en la página) y adelantaros también la propuesta para la Semana Santa 2015. Este año hemos querido daros dos posibilidades:

  • Fin de Semana 
  • Periodo vacacional (hasta miercoles)

Sólo tenéis que pinchar en las imágenes para ampliarlas. Para solicitar la ficha de inscripción, condiciones o más información podéis dirigiros a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla o bien llamar al teléfono 91 431 16 35 de lunes a viernes de 9:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00 horas.

      

Imprimir
PDF
19
Ene

Mayo del 68 (2ªParte)

Hoy como os comentamos el pasado lunes publicamos la segunda entrada (Capitulo II) del Relato "Mayo del 68" de Alfónso Guerra Alónso "Pirata" Esperamos que os guste.

"Mayo del 68" Capitulo II

Pasaban los meses y la tensión cada vez era más grande, la universidad ya no era un sitio donde los alumnos aprendían unas carreras sino era el sitio donde se preparaban mítines secretos, manifestaciones ilegales y como no alguna que otra escaramuza con gendarmes para que nuestra fama tuviera una gran resonancia.      

Algunos quisieron comparar nuestras acciones con la de años anteriores donde el pueblo acababa con la tiranía, ejemplo claro nuestra Revolución francesa, que acabo con la bastilla y con el ultimo rey déspota.
       
Poco a poco fui entrando en esa dinámica, mi casa se había convertido en un verdadero lugar de reuniones, donde muchos compañeros y compañeras nos reuníamos para buscar una nueva y mejor solución a los problemas de Francia. En una de estas reuniones secretas que acababan siempre en una pequeña fiesta conocí a Francesca una compañera que se unía a nosotros desde los pueblos del norte de Francia creía en nuestra causa y quería unirse a ella. A mi personalmente me daba igual eso no la escuchaba, sólo la miraba sólo quería saber de ella, sólo quería convencerla de que pasara el resto de sus días a mi lado. La invite a que sentara y conversáramos, pensé que el vino ayudaría a mis menesteres, pero poco a poco descubrí que eso no ayudaba que podía hablar con ella de lo que fuera, sin tener una necesidad imperiosa de poseerla, es mas, no quería hacerlo por miedo a que ella se escapara.
       
Hubo muchas más reuniones, muchas mas conversaciones, pero ya pasaron un poco mas por alto siempre que ella estaba cerca, quería conocerla hasta que no tuviera nada guardado, quería que ella también me conociera y de esa manera llegara a amarme, como yo lo hacía.
       
Casi sin darnos cuentas los años de carrera se iban acabando era mi ultimo año, eso por lo menos en teoría, de acuerdo que tenia algunas asignaturas pendientes de años anteriores, pero estaba seguro de que acabaría. Fue en otra reunión un poco más seria mas trascendental en la que me di cuenta que ese año iba a ser diferente, era el mes de abril casi preparando las ultimas fiestas antes de los exámenes finales cuando ya se corría el rumor de invadir coger estar en nuestra universidad, La Sorbona será nuestra, esa era la consigna que teníamos, Francesca me pidió que no participara de aquella locura que me olvidara de mis compañeros y terminara y entonces nos casaríamos. La mire con hielo en los ojos y la conteste con la mayor tranquilidad que pude. No dejare a nadie colgado, no fallare a mis ideas, no quiero que esto continué así, creo que podemos cambiar el destino de nuestro país y no quiero quedarme atrás no quiero perder el tren que me llevara donde todos hemos soñado, tampoco quiero renunciar a ti, pero si no estas conmigo, no te lo reprochare ni te odiare, solamente intentare... olvidarte.
       
Todos los preparativos estaban dispuestos y nosotros con ellos no podíamos fallar, sólo teníamos una oportunidad para tomar la universidad, estábamos todos a una que es era el principio de una nueva era.
 
(Continuará)
Pirata 
Imprimir
PDF
12
Ene

Mayo del 68 (1ª Parte)

Hoy, como vuelta en las actividades de este Blog, publicamos la primera entrega de un nuevo cuento de Alfonso Guerra "Pirata" durante las siguentes semana iremos publicando fragmentos de este relato. Esperamos que os guste. 

Mayo del 68

Mi historia se parece mucho a la de otros estudiantes de nuestro año, todos pensábamos que las cosas debían cambiar, todos creíamos que podríamos hacerlo y como no pensamos que el resultado de nuestro trabajo sería una mejor sociedad, un mejor país, un nuevo mundo para todos igualitario.

El mes de mayo fue el detonante de todo lo que había sucedido anteriormente, fue el culmen de todo los preparativos que habíamos realizado hasta entonces, mayo fue un sueño, que no llego a cumplirse para ninguno.
Pero no adelantare los acontecimientos, yo entre en la universidad de la Sorbona en el año 65, mis padres me habían enviado allí para convertirme en el primer miembro de la familia, que salía de nuestro humilde pueblo y que se convertiría en un hombre de provecho, eso decía mi padre, también creo recordar que presumía de ello, pero mis intenciones en ese momento eran de conocer mundo, de saber mas de otras cosas que no fueran mi pueblo, conocer nuevas personas que me enseñaran... a vivir.

Así es como llegue a mi nuevo piso, allí compartiría mi suerte y mis desagracias con unos compañeros inestimables, ellos sin duda alguna conocían mas de la vida que yo, pero eso lo remediaron rápidamente.
Cuando estuve instalado y un poco centrado, fue cuando toda mi vida se transformo, fue entonces cuando Jean Paúl y Fransua hicieron de mi un nuevo ciudadano, un nuevo parisino.

El primer sitio que visite en Paris, no fue la torre Eifiel, ni tampoco el arco del triunfo, sino visite la tasca de un hombre que se llamaba Omar, era un inmigrante marroquí, había llegado ilegalmente a Paris hace unos cuantos años, cuando pudo poner sus papeles en regla había montado ese pequeño bar, que le daba para mantenerse y mandar algo de dinero a su familia.
Fue entonces y sólo entonces cuando probé el delicioso manjar de los dioses, eso decían mis compañeros, no era otra cosa que vino marroquí muy barato y con un poder de convención aplastante. Poco a poco fui probando aquel maravilloso licor, mientras mi cabeza se iba perdiendo y mi poder de razón iba disminuyendo.

Así salí del bar como si todo lo de alrededor flotara y con ganas de reírme sin motivos aparentes. Empezamos andar yo seguía por inercia, no por consciencia, creo recordar que entramos en otro lugar, un pequeño local allí me sentaron mientras mis compañeros se levantaban y gritaban consignas que no lograba entender, también recuerdo a un señor mayor detrás de un atril, dando una especie de discurso o de charla, en ese momento no podía distinguir entre una cosa y otra.
Cuando todo parecía llegar a su fin todo empezó a complicarse unos hombres entraron en aquel lugar, con porras y con pocas ganas de hacer amigos, así empezó una pelea en la que yo afortunadamente sólo conseguí un ojo morado. Mis compañeros no tuvieron tanta suerte uno de ellos, Fransua paso la noche en un calabozo acusado de alborotar y Jean Paul acabo con unas cuantas costillas rotas y unos días en cama sin poder moverse.

Así empezó mi andadura por Paris, la ciudad de las luces según nuestros grandes profesores, pero para mi Paris era un hervidero de gente descontenta, la universidad era un foco al que controlaban por que de allí venían las nuevas ideas, pero sobre todo Paris era un licor de dioses que me hacía ser otro hombre, me hacía hablar con mujeres lindas, me hacía convencerlas y me hacía sobre todo... disfrutar.

(Continuará)
Pirata

 

 

Documentos Compartidos